Mis Compras

Por qué es malo no comer carbohidratos

Nuestro cuerpo requiere combustible para funcionar de manera óptima y los carbohidratos son su principal fuente de energía.

 

La mayoría de las personas que quieren bajar de peso, regularmente restringen o eliminan este grupo; sin embargo, hay efectos secundarios cuando excluyes o reduces drásticamente los carbohidratos de tu dieta, sobre todo si se trata de los carbohidratos complejos contenidos principalmente en los cereales integrales y/o tubérculos como el arroz, trigo, avena, maíz, papa, camote y sus derivados como pan integral y tortilla de maíz; por otro lado si reduces los carbohidratos simples  notarás un increíble beneficio para tu salud, estos son los de rápida absorción, como los dulces, galletas, bocadillos, bebidas azucaradas, ya que este grupo se ha asociado con un mayor riesgo de tener caries dental, obesidad, diabetes tipo 2 e infecciones recurrentes, porque cuando comes mucha azúcar debilitas tu sistema inmune.

 

Efectos de eliminar el grupo de los carbohidratos en tu dieta:

 

1. Causa agotamiento


Tu cuerpo requiere energía y al no proporcionársela se debilita, si esto perdura por días y meses llegará a causarte un terrible agotamiento.

 

2. Apetito constante


Una de las funciones de los carbohidratos especialmente incluidos en los cereales integrales es que intervienen en la sensación de saciedad, por su contenido de fibra que se hincha en el estómago y hace que sientas plenitud, cuando los evitas tienes hambre todo el tiempo, hasta que caes en la tentación de comerlos pero de forma exacerbada.

 

3. Perjudica tus funciones mentales

 

Disminuye tu capacidad de mantener la atención y afecta el buen funcionamiento de tu memoria ya que las células que usan  glucosa de manera importante son las del sistema nervioso central y cuando no satisfaces sus demandas se presentan alteraciones cerebrales.

 

4. Disminuye tu capacidad física

 

Si realizas ejercicio físico continuo, la energía es insuficiente para que realices dichas actividades.

 

5. Se presenta un desequilibrio de otros nutrimentos en tu dieta

 

Una dieta armónica está constituida por: 60% de carbohidratos, 25% de grasas y 15% de proteínas, cuando hay un desajuste en uno de ellos, los demás se afectan porque no guardan un equilibrio adecuado.

 

6. Deterioro de tu estado nutricio

 

Cuando restringes los carbohidratos en tu dieta pierdes masa muscular esquelética, el organismo utiliza las grasas y las proteínas para satisfacer tus necesidades energéticas. Las proteínas, entonces, no cumplirán su función primordial de formar tejidos. Eso significa por ejemplo que un niño, dejará de crecer o crecerá a un ritmo más lento de lo normal. En una persona adulta, las proteínas no podrán cumplir con su función de regeneración y de mantenimiento, por lo que el organismo sufrirá trastornos como desgaste de hueso y músculo, envejecimiento prematuro, alteraciones hormonales, pérdida de cabello, flacidez etc. Los carbohidratos por lo tanto, cumplen una función de ahorro de las proteínas.

 

7. Cuando los reincorporas viene el efecto “rebote”

 

En un estudio de dietas para bajar de peso se comprobó que la disminución de los carbohidratos no es eficaz en pacientes con obesidad debido a que sólo se aprecian resultados a corto plazo (3 meses) y después no hay cambios en el peso e inclusive refieren un importante aumento, en muchos casos superior al peso inicial, ya que el organismo se prepara para recibir la glucosa añorada y la “guarda” como un mecanismo de “ahorro” ante la falta de ella, la almacena en los tejidos en forma de grasa, es allí cuando se presenta el rebote.

 

PRECAUCIÓN: Cuando comes más carbohidratos de los que necesitas, aumentas la grasa corporal y subes de peso, e incluso puedes llegar a tener obesidad y enfermedades como diabetes tipo 2, infartos del cerebro y del corazón.

 

Si identificas que estás subiendo de peso es mejor que acudas a un nutriólogo certificado y debes tener presente que tu dieta debe contener todos los grupos básicos de alimentos especificados en la Norma Oficial Mexicana:


1. Frutas y/o verduras: manzana, pera, durazno, ciruelas, papaya, melón, lechuga, espinacas, zanahoria, acelgas, pepino, jícama etc.

 

2. Cereales y/o tubérculos: avena, arroz, trigo, amaranto, tortillas, pan integral, papa, camote, yuca etc.

 

3. Productos de origen animal y leguminosas: pollo, pescado, pavo, res, queso, leche, yogurt, huevo, frijoles, lentejas, habas, soya, garbanzo etc.

 

RECOMENDACIONES

 

• Incluye al menos un alimento de cada grupo en cada una de las tres comidas del día.
• Come la mayor variedad posible de alimentos.
• Come ni de más ni de menos.
• Consume lo menos posible de grasas, aceites y sal.
• Disminuye la cantidad de azúcar que actualmente utilizas para endulzar tus bebidas.
• Evita el consumo de alimentos ricos en azúcares, como pan dulce, galletas, dulces.
• Consume de preferencia cereales integrales como pan integral en lugar de pan blanco.
• Come frutas y verduras frescas.

 

ARACELI MARTÍNEZ CORONADO
Nutrióloga-Docente de la Coordinación de Impulso y Vida Estudiantil de la Universidad La Salle y  Mtra. En Ciencias de los Alimentos y Nutrición Humana

Fuente: www.actitudfem.com

Deje un comentario

Asegúrese de teclear la información requerida dónde se indica (*). El código HTML no está permitido

Log In or Register

fb iconLog in with Facebook