Mis Compras

Hirving Lozano no se escondió contra el Barcelona

 

Era su primera gran prueba en Europa y su nota fue un aprobado. Hirving Lozano vivió un examen en el Camp Nou en su estreno en la fase de grupos de la Champions League. El mexicano dejó algunos destellos de su potencial, sin embargo, fueron eclipsados por la exhibición de un Messi estratosférico.

Los aficionados del Barcelona se fijaron con más atención en un jugador del PSV que en la previa había anunciado a los cuatro vientos su deseo de defender en un futuro los colores azulgrana. Ese futbolista con el '11' a la espalda cuenta con un talento único, una velocidad endiablada y un dribling excepcional.

Hirving Lozano, con Jordi Alba y Messi.

Hirving Lozano, con Jordi Alba y Messi. Reuters

Sin embargo, pocas conclusiones pueden sacarse del partido del Chucky, al igual que el de un PSV, dominador en Holanda, pero que en su regreso a la Champions tiene una difícil papeleta en un grupo B donde Barcelona, Inter y Tottenhamson muy superiores al campeón de la EredivisiePara Lozano será un aprendizaje y una experiencia que le harán crecer como futbolista. El siguiente paso la próxima temporada debería llevarle a otro equipo de una Liga más competitiva en Europa como la Premier, LaLiga o la Serie A.

La apertura de la nueva temporada de Champions tuvo a un protagonista indiscutible: Leo Messi. Sus tres goles tumbaron a un PSV atrevido aunque inexperto en su visita a un serio candidato a ganar esta Champions. Hirving lo intentó, explotando su velocidad pero le faltó tomar mejores decisiones en el área rival. Esta será su asignatura pendiente para convertirse en un jugador de talla mundial.

La igualdad en el encuentro se rompió cuando Messi lo decidió. El argentino ejecutó de forma magistral un libre directo que tuvo a Lozano como invitado inesperado. El mexicano se agachó detrás de la barrera por si el argentino pensaba golpear por debajo de la barrera, algo que no ocurrió y el 1-0 subió al marcador.

Lozano, disparando a portería contra el Barcelona.

 

Lozano, disparando a portería contra el Barcelona. Reuters

En la segunda mitad, el PSV no se rindió con sus extremos Bergwijn y Lozano como amenazas. Pero el Barça resolvió en pocos minutos con una genialidad de Dembélé y un doblete de Messi. Precisamente con el francés se intercambió la camiseta al final del encuentro.

Sin opciones de probar a Ter Stegen, la mejor acción del Chucky llegó a trece minutos del final al provocar la expulsión de Umtiti, que se interpuso en su camino y vio la segunda amarilla. Al mexicano le esperan todavía más noches de Champions para brillar, porque no siempre estará Messi.

Fuente: www.marca.com

Deje un comentario

Asegúrese de teclear la información requerida dónde se indica (*). El código HTML no está permitido

Log In or Register

fb iconLog in with Facebook